La temperatura del planeta ha ido cambiando a lo largo de la historia. El planeta se calienta por la concentración de gases invernadero en la atmósfera, que absorben y re-emiten la radiación termal. Cuando la radiación del sol entra al planeta, rebota en la superficie y trata de escapar al espacio.  Sin embargo, cuando existe una concentración elevada de gases invernadero en la atmósfera, estos absorben y re-emiten la radiación de regreso a la superficie del planeta. Esto se conoce como efecto invernadero. Cada vez más radiación se esta quedando atrapada en el planeta, elevando su temperatura.

Las emisiones de gases invernadero han incrementado dramáticamente desde la revolución industrial. La industria energética contribuye el 50% de la liberación de dióxido de carbono a la atmósfera. La quema de productos derivados del petroleo como la gasolina y la quema de carbón para la producción de electricidad son algunos ejemplos. En la siguiente imagen se muestra que anualmente se emiten más 35 mil millones de toneladas de dióxido de carbono en el mundo (2017), comparado con menos de cinco mil millones a principios del siglo XX.

¿Qué impacto tiene el calentamiento global?

  • Los glaciares y las capas de hielo se están derritiendo en los polos del planeta.
  • Este hielo derretido hace que el nivel del mar aumente. El nivel mundial del mar aumenta .13 pulgadas al año y el aumento esta ocurriendo cada vez más rápido.
  • El calentamiento global esta dejando a muchas especies de animales sin hábitat. Los pingüinos en la Antártida y los osos polares son algunos de los ejemplos.
  • Conforme aumenta la temperatura en el planeta, muchas especies de animales se ven obligadas a migrar y buscar áreas con temperaturas más frías. Mariposas monarcas y zorros son algunos ejemplos.

¿Qué puedes hacer?

  • Cambia tus focos: cambiar un solo foco regular por uno fluorescente compacto, ahorra 75 kilos de dióxido de carbono al año.
  • Maneja menos: utiliza bicicletas, camina o utiliza el transporte publico. Por cada tres kilómetros que no manejes, ahorras un kilo de dióxido de carbono.
  • Recicla todo lo que puedas: puedes ahorrar hasta 1000 kilos de dióxido de carbono por reciclar la mitad de la basura que produce tu hogar en un año.
  • Usa menos agua caliente: lavar la ropa y bañarte con agua frió o tibia en vez de caliente, puede ahorrar 250 kilos de dióxido de carbono al año.
  • Planta un árbol: un árbol puede absorber hasta 1000 kilos de dióxido de carbono en su vida.

¡Ejemplo a seguir!

Greta Thunberg, activista del medio ambiente de 16 años de edad, cruzo el océano atlántico en un velero para llegar a la cumbre de cambio climático de las naciones unidas. El viaje de Suecia a Nueva York, tardo dos semanas y emitió cero dióxido de carbono. El velero contaba con turbinas de agua y paneles solares.