El sargazo es una especie de macro-alga marina de color pardo. El sargazo tiene vesículas llenas de gas para mantenerse a flote y promover la fotosíntesis.

Lamentablemente, en estos últimos años, cientos de miles de toneladas de sargazo han llegado a las costas del caribe, debido a la creciente contaminación del océano. El sargazo prospera en aguas contaminadas. Este crecimiento atípico de la macro-alga, desoxigena el agua del océano, causando la muerte masiva de diferentes especies marinas. La gran extensión del sargazo en el mar caribe, reduce la cantidad de luz solar que llega a los arrecifes, causando su deterioro.

No cabe duda de que el sargazo es un problema, pero también es una oportunidad. Tenemos cientos de miles de toneladas de materia prima orgánica, que podemos aprovechar.

Se ha demostrado que el sargazo puede ser utilizado para construir casas.

La casa, ubicada en Puerto Morelos, tiene 40 metros cuadrados, fue construida con 60 por ciento de sargazo, y es 100 por ciento orgánica, pues no lleva nada de cemento.

El sargazo tiene excelentes cualidades de absorción de metales pesados en aguas residuales. También puede ser transformado en carbón y gas metano para utilizarse como energía.

Al tener una alta concentración de nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio, el uso mas común que se le da al sargazo es el de fertilizante.

¿Hasta donde llegara el ingenio humano, convirtiendo un desafió en una oportunidad? Solo el tiempo nos lo dirá.